600 Wilshire Boulevard, Suite 1550
Los Angeles, CA 90017
Phone: (213) 623-4592, Ext. 0
Fax: (213) 623-3720
En Ingles


index_03.jpg


La Corte Suprema falla en contra de familias inmigrantes

CSPA DecisionEl 9 de junio del 2014, la corte suprema de los Estados Unidos en Scialabba v. DeOsorio, bajo una decisión de 5-4, invirtió la decisión del tribunal de apelaciones del 9no circuito, y dispuso que la clausula de “conversión automática” de la ley de protección del estado del niño (CSPA) no provee le provee beneficios a la mayoría de las familias inmigrantes.

 

Como resultado, decenas de miles de familias inmigrantes continuaran siendo separadas cuando los padres e hijos menores de edad emigran a los EE.UU. mientras que los hijos e hijas que cumplieron los 21 años de edad durante el proceso de espera se ven obligados a permanecer en el extranjero, separados de sus familias.

 

La corte falló que la clausula de conversión automática era ambigua y diferida a la altamente restrictiva decisión de la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA) en la Materia de Wang en el 2009.

 

Hemos explicado en previas publicaciones el porqué creemos que la decisión de la Junta acerca de la Materia de Wang es irrazonable y porque y no debe ser concedida deferencia. Sin embargo, la decisión de la Corte Suprema no puede ser apelada.

 

La Corte mantuvo que

“La primera clausula de §1153(h)(3) establece una condición que abarca a cada beneficiario fuera del límite de edad de una petición de preferencia familiar. La segunda clausula, no obstante, no congenia fácilmente con la primera. Receta un remedio que puede ser aplicado sólo a un subconjunto de los beneficiarios descritos en la cláusula primera.”

 

Se aplaza a la Materia de Wang, que restringe a las personas que pueden beneficiarse de la cláusula de conversión automática de CSPA a los beneficiarios en la edad límite de peticiones familiares 2A.

 

Los hijos e hijas de nuestros aguaciles que son beneficiarios de la 3ra y 4ta preferencia basadas en la familia en las peticiones familiares no califican para la conversión automática ni siquiera para la retención de sus fechas de prioridad.

 

Como señala la disidencia, cuando la hermana ciudadana de Norma Uy patrocinó a ella y a su familia para la residencia permanente en 1981, la hija de Norma tenía 2 años de edad. Sin embargo, después de esperar en línea con sus padres para la residencia permanente por más de 20 años, para el tiempo en que la familia llegó al principio de la fila, Ruth ya tenía más de 21 años de edad, demasiado mayor para emigrar junto a su familia bajo la Materia de Wang.

 

Regresar a la parte de atrás de la line 2B no es realmente una opción.

 

Debido a las restricciones numericas en esta categoria, la dilatación de la línea 2B es de 28.7 años para personas nacidas en las Filipinas y de 115.5 años para personas nacidas en México. Por lo tanto, como cuestión practica, el no recibir crédito por el tiempo que estuvieron esperando juntos en fila con sus padres, le previene a hijos e hijas de inmigrantes el reunirse con con sus familias en los Estados Unidos.

 

¿Es esto realmente la intención del Congreso cuando se aprobó la Ley de Protección del Estatus del Niño en el año 2002? No de acuerdo con el grupo bipartidista de senadores que presentó un amicus curiae ante la Corte Suprema disputando la interpretación del gobierno de la ley.

 

Por otra parte, ¿qué sentido tiene restar el tiempo en que la petición de visa estaba pendiente para todos los hijos de los solicitantes de la tarjeta verde, y aplicar la cláusula de conversión automática a sólo un pequeño subconjunto de los niños?

 

La petición para Norma Uy fue aprobada el mismo día en que fue presentada. La razón por la que su hija Ruth era mayor de 21 años de edad cuando se llegó a la fecha de prioridad se debe a que el tiempo de espera para un/a hermano/a nacido en las Filipinas es de 23 años.

 

¿Qué tal si Norma tuviese una hermana que fue patrocinada en el mismo día, y un hijo nacido en el mismo día en que Ruth? En este caso, el gobierno tomó 10 años para aprobar la petición. Según la decisión del la Corte Suprema, el primo de Ruth sería capaz de restar 10 años de su edad cuando se llegó a la fecha de prioridad, a diferencia de Ruth, podría emigrar con esta familia.

 

Si la cláusula de conversión automática, a diferencia de la cláusula de la resta, sólo protege a un pequeño subconjunto de los hijos e hijas de inmigrantes, si los niños son capaces o no de emigrar junto con sus familias es similar a jugar a la ruleta en Las Vegas. ¡Puramente una cuestión de suerte!

 

Ahora que el la Corte Suprema ha fallado en contra de las familias inmigrantes, la acción del Congreso es necesario replantear en el lenguaje más claro e inequívoco posible la intención de la cláusula de conversión automática de CSPA.

 

Nuestro país debe tener un sistema de inmigración que una a las familias, no uno que innecesariamente las separe.

Comments are closed.


SIGUE NOS

Boletín Gratis

Aprenda a beneficiarse de las leyes de inmigracion en los EE.UU. a través de un abogado con más de 30 años de experiencia especializada en ley de inmigración. Únase a más de 60,000 personas en más de 150 países en suscribirse a nuestro boletín electrónico.




Ultimas Noticias